RURRENABAQUE

Rurrenabaque es un pueblo que se ubica en el límite del cerro de Los Andes y las llanuras de la Amazona. De La Paz son aproximadamente 20 horas en un vehículo atravesando las Yungas en las pendientes de Los Andes. Es conocido por el paisaje maravilloso contando con su vista panorámica que se armoniza con las montañas, la llanura y el rio, ubicandose al borde del gran rio Beni que fluye como el límite de los departamentos de Beni y La Paz.

Aunque es un pueblo pequeño con unos 12,000 habitantes, hay varias agencias de viaje y muchos hoteles a lo largo de las calles, siendo próspera la industria turística. Sin embargo, siendo un área interesante para los turistas, muchos de los residentes no están bien económicamente. Mientras se desarrolla el turismo, la mayoría de los residentes trabajan en la agricultura de pequeña escala; son más de mil familias aproximadamente. No hay niguna industria significante en esta área fuera del turismo.

Se dice que los japoneses comenzaron a vivir alrededor de Rurrenabaque desde la década de 1910 o 1920. Unos comerciantes japoneses vivían en la parte central del pueblo de Rurrenabaque que era considerado como la tierra salvaje. Los que se mudaron a San Buenaventura tenían haciendas fuera del pueblo donde trabajaban como agricultores. Hubo un japonés en Reyes que realizaba comercio y agricultura. Se dice que en Rurrenabaque y Santa Rosa vivía un carpintero japonés famoso.
En aquel entonces, la vida en Rurrenabaque era barata donde llegaban muchos comerciantes ambulantes a través de las ramas del rio Beni que se unen en este pueblo. Los comerciantes ambulantes se dirigían de Riberalta hacia Rurrenabaque o a La Paz para comprar los artículos para luego venderlos en los bosques de la goma a lo largo del rio Beni, y en cambio reunian la carga de goma para llevar a Riberalta. Las personas que lo realizan eran los hombres jóvenes que vinieron de todas partes del mundo atraídos por el boom de la goma, y entre ellos también habían japoneses.

La "Asociación Boliviano-Japonesa de Rurrenabaque"@fue fundada por Hisashi Ono y organizada el 25 de junio de 1987 con la cooperación de un hombre NISEI que vivía en Rurrenabaque. El propósito era la confraternización y la ayuda mutua entre los descendientes de los japoneses, y la difusión de las culturas japonesas que dejaron los antecedentes japoneses de esta tierra, y contarles a las generaciones futuras de los descendientes de los japoneses. También se apuntaba la integración con la comunidad local por el establecimiento de la Asociación.@
Actualmente, la Asociación organiza a los descendientes de los japoneses de cuatro pueblos que son Rurrenabaque, Santa Rosa, San Buenaventura y Reyes. La Asociación consiste del presidente, vicepresidente, tesorero, secretario general y secretaria, pero no es activa. Solo que los socios se reunen una vez al ano para la elección de los directores que también sirve para la reunión amistosa.

Segun los estudios realizados en el año 1999, 54 de los socios de la asociación trabajan en Japón. Las personas que fueron al Japón de DEKASEGUI a través de las vidas en el Japón conocieron las culturas y las costumbre del Japón. Eso les dió un buen estímulo y fortaleció la conciencia de los descendientes de los japoneses. El presidente de la Asociación ha indicado que DEKASEGUI convirtió a los Nisei y los Sansei a las personas japonesas, porque ellos volvieron del Japón vestidos de las costumbres japonesas y trabajan mucho más en serio que antes. Se dice que hay familias que introducen los estilos de vida japoneses,como hasta quitarse los zapatos antes de entrar en la casa.

Sin embargo, DEKASEGUI no trajo sólo buenas consecuencias. Los que enviaban la manutención mensual a sus familias que vivían en Bolivia no llegaban ni a la mitad de las personas de DEKASEGUI. Se dice que las personas restantes cortaron los contactos con sus familias o teniendo a sus conyuges se casaron con otras personas, y que causaron los derrumbamientos del hogar, lo que significa que, antes de DEKASEGUI, aunque fueran pobres se ayudaban mutuamente entre familia, pero por DEKASEGUI se separaron la familia. Por otro lado, hay casos en que la familia aprovechó la manutención para el entretenimiento en Bolivia, y al regresar se encontró que todo se había gastado y no quedaba nada. Hubo personas que gastaron todo lo que ganaron en el Japón y volvieron a Bolivia con deuda, y otros que tuvieron problemas escandalosos por la diferencia de costumbre y fueron expulsados del Japón. Además, hubo fraudes matrimoniales de los que no tenían nada que ver con los descendientes de los japoneses que querían ir al Japón para DEKASEGUI. DEKASEGUI trajo los resultados de dos caras.

De toda manera, DEKASEGUI dió un impacto muy grande a la sociedad japonesa. En Rurrenabaque hay muchos descendientes de los japoneses y bolivianos que quieren aprender el idioma japonés, soñando ir al Japón. Sin embargo, lamentablemente no hay lugar donde se pueda aprender el japonés en esta área. Por esta razón, la Asociación desea fuertemente que se instale la clase del idioma japonés donde también se pueda aprender de la cultura japonesa al mismo tiempo.

(Libro del Centenario)

ASOCIACION BOLIVIANO - JAPONESA DE RURRENABAQUE
Dirección: San Buenaventura, Beni - Bolivia

Volver a la pagina principal